Escape to another world
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» One Second (Normal)
por Invitado Sáb Nov 06, 2010 10:22 pm

» Eternal Rome
por Invitado Dom Oct 03, 2010 3:47 pm

» Forgiveness and Love
por Clèmence Whitening Sáb Sep 25, 2010 1:12 am

» Luz en la oscuridad
por Thomas Hendrick Vie Sep 24, 2010 8:04 pm

» Jeanne Borrits
por Thomas Hendrick Jue Sep 23, 2010 3:54 am

» Klinzmann Mental Hospital
por Thomas Hendrick Jue Sep 23, 2010 3:53 am

» Registro de Avatares
por Thomas Hendrick Jue Sep 23, 2010 3:52 am

» Registro de Razas
por Thomas Hendrick Jue Sep 23, 2010 3:51 am

» Agua y arena (Alice)
por Alice Anderson Jue Sep 23, 2010 1:27 am

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 9 el Miér Jun 26, 2013 5:41 pm.

Historia del Foro

Ir abajo

Historia del Foro

Mensaje por Thomas Hendrick el Sáb Sep 11, 2010 6:29 am

" .. Por alguna extraña razón, esa noche decidí tomar otro camino para llegar a casa. La calle estaba desierta, sólo escuchaba el leve susurrar de un viento cansado, besando las paredes del cristal que dibujaban los rascacielos. Apenas un brillo furtivo de la luna se colaba entre los oscuros callejones por los que deambulaba. A decir verdad en un principio me sentí un poco perdido. Tenía las manos frías y los pies húmedos. Un cigarrillo, como única antorcha, humeaba entre mis dedos índice y corazón. Me maldecía una y mil veces. ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Por qué no seguí el camino de siempre? Nunca pensé que vencer a la rutina iba a significar abandonar toda esperanza de encontrar mi casa. Yo allí, entre aquellos gigantes, dibujaba pasos imprecisos y desorientados. Como en un extraño videojuego arcaico, en el que me quedé sin monedas, perseguido por fantasmas invisibles, en busca de alguna salida o mágica perla devoradora. Ya no sabía que pensar y mi mente evocaba los bajos instintos. Aquellos vapores etílicos nublaban todo mi ser, hacían de mis pies dos pesados plomos y, a cada golpe de talón, retumbaba en mi cabeza los tambores de una extraña música barroca, sobrecargada de elementos tribales, ácida en ocasiones, impúdica y poderosa. “A veces sólo hay callejones sin salida” susurró una extraña voz. Un escalofrío intenso recorrió mi cuerpo, hizo una parada en el estómago, heló el corazón, y me abandonó, acto seguido, mientras el mundo parecía volver a girar. No adiviné su cara ni acerté a deconstruir su voz. Alguna broma supuse, algún curioso o algún imbécil que había decidido seguirme. “¿Quién eres?” conteste con una duda previsible. Mi interlocutor me ofreció un silencio que yo no dejé vivir demasiado: “¿Quién eres?” reiteré sin fortuna. Comenzó a llover. Y allí estaba, una voz contra un destino. “Algún día tú serás yo y yo no seré nadie”.

Años más tarde lo comprendí. Aquel hombre encerraba más de mil verdades. No pude evitarlo y ahora debo enmendar éste error al cuadrado. Cuando pase frente a mí intentaré avisarme de que, esta vez, no puedo salir corriendo. .."






Palabras directas de un ángel caído dos años después de su destierro total, luego del destierro de muchas criaturas sobrenaturales. ¿Que paso? Nadie sabe con exactitud cual fue el conflicto que se formo para semejantes suicidios, pero les contare hasta fall City sabe. La aglomeración de un montón de pecados por parte de los ángeles, el pensamiento de muchos demonios cambio, el rumbo de cada especie se fue modificando a cada minuto que pasaba. Pero como todo buen cuento de hadas siempre tiene un desenlace terrible. Dios, creador de los ángeles desterró a todo aquel que tuviera por lo menos en su vida un pecado presente o simplemente una relación con un humano produciendo un destierro descomunal, los humanos lo recuerdan como "El día de las estrellas", pero, no eran estrellas, eran ángeles. Satanás, el dios de el infierno hizo lo mismo, a cada demonio que se revelara contra su naturaleza y sus pensamientos no fueran tal cual él los había establecido, los desterraba sin piedad. Cada ángel y cada demonio que fue desterrado fue condenado a una vida mortal, una vida que a pesar de mantener alguno de sus dones, tuvieron que conllevar un montón de obligaciones que ellos jamás habían vivido. Fall City fue la cuidad de los ángeles caídos y de los demonios desterrados, un hogar en donde todos ellos aprendieron a convivir entre si, mas los humanos que rondaban a su alrededor.

Pero por suerte de dios y Satanás, todos aquellos que había sido desterrados no se quedaron tan tranquilos como ellos pensaban. Un grupo de humanos renació de lo más anormal del mundo, humano que poseían dones particulares, pocos de su especie. Ellos intentaron saquear Fall City, ya que sabían de la existencia de todos aquellos desterrados. Pero a pesar de que los que fueron atacados y algunos asesinados eran desterrados, tanto ángeles como demonios ayudaron a sus hermanos contra aquellos humanos con dones, así fue como Dios enfureció poco a poco pero sin tomar medidas.

¿Seguirá todo en calma entre los humanos con dones y Ángeles y demonios? ¿Lograran su cometido los humanos? ¿O producirán la ira de dios definitiva y la muerte de los mismos?

Bienvenidos a Fall City.
avatar
Thomas Hendrick
Ángeles Caídos

Mensajes : 86
Fecha de inscripción : 11/09/2010

Datos Personales
Apodo: Tom, Tommy.
Edad: 20 Años

Ver perfil de usuario http://angeles-loophole.activosforos.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.